Empleos de manufactura transforman a instituciones penales

Ponce, PR – “Hoy vemos cómo los esfuerzos realizados por este Gobierno cumplen con el compromiso de evitar el ocio en las instituciones correccionales, ofreciéndole a los confinados alternativas de trabajo que fomentan la responsabilidad y la disciplina”. De este modo se expresó el gobernador de Puerto Rico, Luis G. Fortuño, durante su visita a la institución penal, Ponce 1000, la cual participa de un programa de trabajo de confinados de máxima y mediana seguridad bajo la compañía Positronics.

Establecida en Puerto Rico en la década de los ’90, la empresa se dedica al ensamblaje de piezas para electrónicos y computadoras. Hace un año y medio, tuvo que reducir significativamente su fuerza laboral, ya que su empresa matriz en EEUU Continentales decidió transferir los trabajos de ensamblaje secundario a la India, donde la mano de obra es mucho más barata.

Asimismo, expresó que la decisión puso en riesgo la permanencia de los demás trabajos en la fábrica de Ponce, ya que se contemplaba transferir todas las instalaciones a la India. En septiembre de 2011, se inició el programa piloto de trabajo para los confinados, donde se intentó recuperar esta parte de la operación. “Los confinados superaron las expectativas de la compañía y la iniciativa fue tan exitosa que de tan solo 8 reos que se empleaban originalmente, hoy contamos con 70 confinados participantes. Ahora, todos los procesos se llevan a cabo en la institución Ponce 1000”, destacó el Gobernador.

Del mismo modo, resaltó que la compañía Positronics ha recuperado su estabilidad en la Isla y ha podido volver a contratar algunos de sus empleados desplazados hace un año y medio, puesto que ahora son necesarios para realizar trabajos de supervisión, inventario, organización y coordinación. Se espera que la sede de Positronics también tome la determinación de transferir la producción de nuevos productos a la Isla para que sean trabajados junto a Corrección, lo que resultará en más empleos.

Los confinados que participan de este programa, en su mayoría, son de máxima seguridad, por lo que se les permite estar fuera de su celda tres horas para laborar para la empresa. Los requisitos para participar son: haber terminado el cuarto año, no tener querellas en su contra, tener buena vista y recibir la aprobación de un comité. Igualmente, una vez en el empleo, el confinado recibirá $5 al día y tiene derecho al Fondo de ocurrir algún accidente. Actualmente, hay una lista de espera de confinados voluntarios que desea ingresar al programa.

El Primer Mandatario recalcó que el programa permite reducir el ocio en las instituciones correccionales, y ofrece un incentivo adicional para promover la disciplina y la responsabilidad en los confinados. Además, por cada confinado, Corrección recibe $5 diarios, por lo que se espera generar alrededor de $150,000 anuales bajo este programa.

Este evento formó parte de la visita del Gobernador al municipio de Ponce, donde recorrió la institución Penal, Ponce 500. Esta institución está implementando un novel programa de rehabilitación contra la adicción, bajo el nombre Transformación Real. El plan extiende todas las herramientas al alcance del Gobierno, tanto de medicina tradicional como de medicina alterna, a confinados con problemas de adicción a drogas o alcohol para que ellos puedan tomar control de sus vidas y dejar la dependencia.

“La rehabilitación del confinado es una de nuestras prioridades en el momento de transformar nuestro sistema correccional y es por eso que trabajamos por lograr convertir el sistema en un verdadero centro de rehabilitación. Esta Administración ha adoptado alternativas creativas y agresivas como las anunciadas hoy para lograr que eso se cumpla”, concluyó el Primer Ejecutivo.

Related articles:

You must be logged in to post a comment.